BIENVENIDOS A ESTE TU BOLG.

Buscar este blog

Cargando...

jueves, 8 de noviembre de 2012

IMÁGENES CON PENSAMIENTOS LINDOS DE AMOR, VIDA Y REFLEXIONES POSITIVAS.


RECUÉRDAME.
Las personas lindas sonríen aún cuando muchas veces quisieran llorar. Y aún cuando su fe es puesta a prueba demuestran esperanza porque ellas saben que la fe supera a los sentidos.
Son aquellos que tratan de caminar la milla extra y que nunca se niegan a brindar lo mejor
 de ellos.
La gente linda, trabajan para que sus sueños se concreten. No se sientan a esperar que la vida les sorprenda porque ellos sorprenden a la vida con su fuerza e ímpetu. Siembran a pesar de que saben que muchas veces no serán ellos los que recogerán el fruto. Pero lo hacen con alegría porque piensan en el futuro no solo de ellos, sino también el de los demás. Ellos sirven de puentes, son el lazo que amarra. Ponen paz, esparcen amor y evitan los conflictos. No buscan su bienestar propio, comparten y enseñan con su ejemplo.
Las personas lindas embellecen el ambiente donde se encuentren. Porque el ambiente no los hace, ellos hacen el ambiente. Reconocen que Dios es el autor de la vida y la fuente del amor y la alegría.
Por eso yo pienso que cada una perteneces al grupo de gente bella. Porque a pesar de la espina, siguen observando y viendo la belleza de la rosa. Porque no se concentran en la piedra que estorba el camino, sino que miran siempre al objetivo. Porque comparten su corazón conmigo y así me hacen sentir más palpable y visible el amor a la vida, a mis amig@s al universo y especialmente a  Dios.

En el camino Dios nos coloca a las personas indicadas para obtener buenos logros en la vida y a veces no lo aprovechamos, no debemos ignorar a aquellos seres que nos envió el creador para mejorar nuestras vidas. Las oportunidades no llegan todos los días, a veces nos quejamos de las situaciones; pero quizás tuvimos apoyo en algún momento, pero no supimos aprovecharlo.
Cada vez que alguien toca tu puerta a compartir el pan, es un enviado de Dios. "Caminando despacio y dando pasos sólidos, se llega a la meta”.


Hoy tendré un programa que realizar. Si algo se me queda sin hacer no me desesperaré, lo haré mañana. No pensaré en el pasado. No guardaré rencor a nadie. Practicaré la ley del perdón. Asumiré mis responsabilidades y no echaré la culpa de mis problemas a otras personas. Hoy comprobaré que Dios me ama y me premia. Haré un bien a alguien. ¿A quién? Quizás a mi mismo. Buscaré a alguna persona para hacerlo, sin que lo descubra.
Seré cortés y generoso. Trataré de pagar el mal con el bien. Al llegar la noche comprobaré que Dios me premió con un día de plena felicidad, y mañana repetiré lo mismo de hoy.

ALIMENTAR EL CORAZÓN.

Un suspiro al cielo, para reclamarle tu estadía en este mundo, donde el caos es el protagonista de nuestros días, y el personaje principal de nuestras pesadillas,
-Un detalle al alma para que no olvide que es tuya, que te pertenece y que quieres ser parte de su iluminación.
-Un shock eléctrico para tu corazón, para que recuerde que está vivo, que siente y vive dentro de ti.
-Una esperanza más a tus pensamientos, así las ideas fluyen en cada momento y no te dejan desvanecer.
-Un puñado de creatividad para tu cerebro, para resolver problemas a tus preguntas.
-Un diseño diferente para cada momento que vivas, así no te aburres en la monotonía.
-Una pizca de aceptación, para que atraigas lo bueno y aceptes lo malo tal como es.
-Un granito de inspiración para tu mundo, para que siempre tenga color,
Pero sobre todo una infinidad de placeres variados para que los disfrutes y los saborees, con la intensidad que se merece vivir esta vida: sin ninguna razón.



REFLEXIÓN.

Un día, una pequeña abertura apareció en un capullo; un hombre se sentó y observó a la mariposa por varias horas, mientras ella se esforzaba para hacer que su cuerpo pasase a través de aquel pequeño agujero.
En tanto, parecía que ella había dejado de hacer cualquier progreso. Parecía que había hecho todo lo que podía, pero no conseguía agrandarlo. Entonces el hombre decidió ayudar a la mariposa: el tomó una tijera y abrió el capullo. La mariposa pudo salir fácilmente, pero su cuerpo estaba marchito, era pequeño y tenía las alas arrugadas.
El hombre siguió observándola porque esperaba que, en cualquier momento, las alas se abrieran y estirasen para ser capaces de soportar el cuerpo, y que éste se hiciera firme.
¡Nada aconteció! En verdad, la mariposa pasó el resto de su vida arrastrándose con un cuerpo marchito y unas alas encogidas. Ella nunca fue capaz de volar.
Lo que el hombre, en su gentileza y su voluntad de ayudar no comprendía, era que el capullo apretado y el esfuerzo necesario para que la mariposa pasara a través de la pequeña abertura, era la forma en que Dios hacía que el fluido del cuerpo de la mariposa, fuese a sus alas, de tal modo que ella estaría lista para volar, una vez que se hubiese liberado del capullo. 
Algunas veces, el esfuerzo es exactamente lo que necesitamos en nuestra vida.
 Si Dios nos permitiese pasar por nuestras vidas sin encontrar ningún obstáculo, nos dejaría limitados. No lograríamos ser tan fuertes como podríamos haber sido.
Nunca podríamos volar.
Pedí fuerza... y Dios me dio dificultades para hacerme fuerte.
Pedí sabiduría... y Dios me dio problemas para resolver.
Pedí prosperidad... y Dios me dio cerebro y músculos para trabajar. 
Pedí valor... y Dios me dio obstáculos para superar.
Pedí amor... y Dios me dio personas con problemas a las cuales ayudar. 
Pedí favores... y Dios me dio oportunidades.
Yo no recibí nada de lo que pedí...
Pero he recibido todo lo que necesitaba.

Vive la vida sin miedo, enfrenta todos los obstáculos y demuestra que puedes superarlos.
Dios te ha creado un ser inteligente, con amor y libre de pensamientos, para ser feliz.
De ti depende que uses todas las herramientas y dones que Dios, deposito en ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada