BIENVENIDOS A ESTE TU BOLG.

Gracias por estar aqui y compartir

Buscar este blog

domingo, 11 de septiembre de 2016

RECETA DE FELICIDAD PARA TENER AMOR Y PAZ EN LA FAMILIA...


La familia puede dar amor, y cuando este existe, los humanos se vuelven invulnerables. Es la familia cuando funciona correctamente la que nos proporciona el valor del amor. Por eso, mediante estas líneas invito a los lectores a recapacitar en cuanto a su familia.
¿Cómo funciona? ¿Existe afectividad y amor en ella? ¿Por qué no funciona? ¿En qué falla?...

La familia es la base de la sociedad, pero en la actualidad, al igual que la sociedad, se encuentra en crisis. Sin embargo, si por crisis entendemos lo que dice Antonio Gramsci, "que lo viejo muere y que lo nuevo no puede nacer”, entonces estamos cerca de una revaloración de la familia. Es decir, la familia base de la sociedad con su relación de afectividad y amor puede crear una sociedad diferente o, en otras palabras, la familia puede servir de medicina a la sociedad: una medicina de amor.

Elige amar… En lugar de odiar,
Elige reír… En lugar de llorar…
Elige crear, en lugar de destruir…
Elige perseverar, en lugar de renunciar…
Elige alabar, en lugar de criticar…
Elige curar, en lugar de herir…
Elige dar, en lugar de quitar…
Elige actuar, en lugar aplazar…
Elige progresar, en lugar de desistir…
Elige bendecir, en lugar de maldecir…
Elige seguir viviendo, en lugar de desear morir…
Elige ser optimista, en lugar de ser pesimista. 
 INGREDIENTES:
1 Kilogramo de recuerdos infantiles.
2 Tazas de sonrisas.
2.5 Kilogramos de esperanza.
100 Gramos de ternura.
5 Latas de cariño.
40 Paquetes de alegría.
1 Pizca de locura.
8 Kilogramos de amor.
5 Kilogramos de paciencia.


MODO DE PREPARACIÓN:

1) Limpia los recuerdos, quitándoles las partes que estén echadas a perder o que no sirvan. Agrégale una a una las sonrisas, hasta formar una pasta suave y dulce.
2) Ahora, añade las esperanzas y permite que repose, hasta que doble su tamaño.
3) Lava con agua cada uno de los paquetes de alegría, pártelos en pequeños pedacitos y mezcla con todo el cariño que encuentres.
4) Aparte, incorpora la paciencia, la pizca de locura y la ternura cernida.
5) Divide en porciones iguales todo el amor y cúbrelos con la mezcla anterior.
6) Hornéalas durante toda tu vida en el horno de tu corazón.
7) Disfrútalas siempre con tu familia... con el sabor de lo nuestro.
Consejo: Puedes agregar a la mezcla anterior dos cucharadas de comprensión y 300 gramos de comunicación, para que esta receta te dure para siempre.

Una sonrisa vale mucho, pero no cuesta nada, enriquece al que la recibe, sin quitarle nada al que la da, no hay nadie tan rico que no la necesite, ni tan pobre que no la pueda dar, si por la prisa de mi actividad se me olvida darte una sonrisa, ¿tendrás la bondad de dejarme una de las tuyas?...
Felicidades y bendiciones a cada familia de este universo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario